El Viva Sports rozó la machada en la final de la Copa Cadete Mallorca frente al imbatido Bar Gost, ya que neutralizó un 2-0 y llegó al tramo decisivo con posibilidades de forzar la prórroga. El cierre Sergi Iglesias desvelaba que la charla de su míster en la media-parte les hizo cambiar el chip.