¿Quién no ha pensado en alguna ocasión en hacer las maletas y pasar unos meses alejado de su ciudad? Abandonar durante un tiempo la rutina y conocer mundo es siempre atractivo. No puede negarse. Eso sí, tomar una decisión como la comentada requiere de una valentía al alcance de solo unos pocos (además de otros motivos como los económicos, obviamente).