Solo un milagro permitiría la continuidad del Entreculturas Montesión en la máxima categoría juvenil, ya que a falta de tres jornadas está a 8 puntos de la permanencia. Si bien no matemático, el descenso sí es virtual y el entrenador colegial Fede Carbonell Sastre nos da sus primeras impresiones.

Un punto en seis partidos es el escaso bagaje que ha lleva al Entreculturas Montesión de pasar a ser uno de los aspirantes a equipo revelación a estar inmerso en la lucha por la salvación. Conscientes de la dificultad que supone competir en la máxima categoría juvenil con la filosofía de un club colegial, los de Fede Carbonell siguen trabajando sin desviarse ni un milímetro del camino trazado a principios de temporada.

El Entreculturas Montesión de Fede Carbonell afronta sus dos próximos compromisos como auténticas finales. A buen seguro, contará con el apoyo de un nutrido grupo de aficionados que sí estuvo presente el pasado sábado en el Borja Moll y a los que se les notaba a faltar en las últimas citas en el feudo colegial. El pívot de segundo año Juan Pol Moncada hizo gala de un discurso constructivo.