El pasado sábado volaron dos puntos de Alaró. El equipo dirigido por Joan Guardiola estuvo cerca de la victoria, pero terminó encajando el 3-3 en las postrimerías del encuentro. El portero local Miquel Àngel Parrilla hacía balance de lo ocurrido.