Tomeu Salas Carmona es el delegado del Prebenjamín A de La Salle Pont d’Inca. Además de las funciones propias de su cargo, “ayudo en todo lo que pueda” desde hace tres años, cuando un grupo de papás decidió hacer un equipo de fútbol sala a partir de un grupo de amigos de clase.

Éxtasis total, estas dos palabras definen el estado de ánimo de jugadores y técnicos del Prebenjamín A de La Salle Pont d’Inca a la conclusión del partido contra Taverna Es Poal Fisiomedia Manacor. Y es que el árbitro pitaba el final del encuentro durante la celebración del quinto tanto local, un auténtico gol de oro que daba los 3 puntos a los lasalianos. Toni Rodríguez Oliver, la mano derecha de Juanca Isern, analizaba lo ocurrido.

El Cadete de La Salle Pont d’Inca empata el último partido de la Fase de Clasificación y queda encuadrado en el Grupo B de la Liga. Los de Sebas Ramis fueron a remolque en el marcador durante gran parte del encuentro y, aunque en el tramo final llegaron a ir por delante, terminaron sumando un punto.

El Benjamín de La Salle Pont d’Inca dirigido por los hermanos Alberto y Rafael Fernández Muñoz apuesta por repartir minutos y no encasillar a los niños en una posición determinada. Formado por nueve niños de 2º año y dos de 1º, la filosofía de sus entrenadores es clara: “A igualdad de esfuerzo, todos juegan lo mismo. Cada cinco minutos hacemos cuatro cambios y todos los niños juegan lo mismo”.