Este asturiano de 38 años es leyenda viva del Gasifred Atlético, él ha defendido la portería azulona en los mejores momentos de la entidad y su amor al club le ha hecho estar al pie del cañón cuando el viento no soplaba a favor. Retirado de las canchas, se centra en la formación de los más jóvenes.