El FS Ripollet trunca una racha de tres victorias consecutivas con una inesperado resultado en casa frente al Catgas Energía. Una derrota que hace bueno aquello de que cada partido es una historia, ya que en el Pavelló Nou fueron los de Pedro García los que se impusieron a sus ahora verdugos. El ala rojillo de 19 años Julià Hernández Capellas militó durante tres temporadas en la cantera colomense.

Quien creyera que el FS Ripollet no era equipo de División de Honor Juvenil Nacional, se ha dado cuenta de que estaba muy errado. Es cierto que el primer mes y medio de competición fue duro para el conjunto rojillo, pues perdieron todos los encuentros, pero nunca se puede dar por muerto a un club que milite en esta categoría.