Aunque lo importante es ganar, no menos importante es ser constructivo ante las adversidades. El ala-pívot de 20 años del ETB Calvià Palma Futsal es un claro ejemplo. Una vez digerida la derrota ante el Muro Futsal en la finalísima de Copa Mallorca de 3ª División, hacía una valoración positiva de su actuación, que se tradujo en dos goles el sábado y una asistencia el domingo.