Aunque lo importante es ganar, no menos importante es ser constructivo ante las adversidades. El ala-pívot de 20 años del ETB Calvià Palma Futsal es un claro ejemplo. Una vez digerida la derrota ante el Muro Futsal en la finalísima de Copa Mallorca de 3ª División, hacía una valoración positiva de su actuación, que se tradujo en dos goles el sábado y una asistencia el domingo.

El ETB Calvià Palma Futsal descontó los primeros puntos de la temporada al Palma Futsal B en uno de esos partidos que hacen afición por la intensidad y entrega que derrocharon en todo momento los diez jugadores que estuvieron en pista. Uno de ellos fue el ala polivalente de 16 años Pau Cifre Nicolás, que al término del encuentro hacía esta valoración del mismo.