El Alaró aguantó el tipo durante 46′ frente a uno de los primeros clasificados de su grupo en la liguilla de la Copa. La lectura positiva es que de los cuatro goles, dos fueron a balón parado y dos cuando arriesgaba con portero-jugador. El pívot local Biel Lozano hablaba abiertamente de lo que le faltó a los suyos para optar a un mejor resultado.