Colacha y Manu: La amistad no entiende de rivalidades

La rivalidad entre equipos es un hecho que siempre ha existido y siempre existirá. Aún así, una cosa son los clubes y otra, las personas. Existen algunos casos en los que dos futbolistas de equipos rivales son en realidad tan amigos que parece que la enemistad entre sus clubes y el odio hacia los colores del contrario no va con ellos en la vida diaria. Un ejemplo de ello son José Luna ‘Colacha’, el cierre del Palma Futsal y Manu Rebollar, el portero del Recreatiu Manacor.

Los dos juveniles se conocieron hace un año, pero fue jugando con la Selección Balear Juvenil cuando consolidaron su amistad. Manu empezó jugando a fútbol sala y luego decidió probar el césped, pero “me di cuenta de que no encajaba y lo que realmente me gustaba era la pista”. Los inicios de Colacha fueron distintos: “en mi pueblo no teníamos campo de fútbol y, la única opción, era el fútbol sala”. En aquellos tiempos, las cualidades del andaluz para este deporte ya se hacían evidentes.

Los dos coinciden en que lo que más les gusta del fútbol sala es su juego y, por encima de todo, “las amistades que se crean”, dice José, que llegó a Mallorca hace dos años procedente de Doña Mencía (Córdoba). Dentro del terreno de juego la amistad sigue estando presente, aunque “cada uno defiende a los suyos”, explica el manacorí. “Colacha es muy buen cierre, lo único que no me gusta son los pepinazos que me chuta”, bromea.

Entre todos los momentos vividos, ambos coinciden en que las risas que se echaron cuando jugaron con la selección es algo que nunca van a olvidar. Unas risas que, como su amistad, no entienden de rivalidades.

Categorías: DHJN