Andrade Oliver: “Juego al futsal gracias a mi novia”

Después de toda una vida jugando a fútbol en el Alaior, quién le iba a decir a Oliver Andrade que sería su novia Esther Goñalons la que le convencería para dar el salto al fútbol sala en el Atlético Mercadal.

“Llevaba un tiempo alejado del deporte y, como ella es jugadora del equipo femenino, me dijo que tenía que hacer algo de ejercicio y me animó a probar. Empecé a entrenar, me gustó y, cuando me propusieron fichar, no lo dudé”, asegura Oliver.

Antes veía al futsal como fútbol en pequeño, pero “No tienen nada que ver, son deportes muy diferentes porque el fútbol sala es mucho más fluido. Al principio me perdía con las rotaciones y lo único que me sigue sirviendo es el disparo”.

Andrade destaca el buen ambiente que se vive en el Atlético Mercadal. “Me siento muy cómodo, es un club muy familiar. Cuando hay que trabajar, trabajamos como el que más y, cuando hay que reír, no paramos”, reconoce el ala-cierre.

Entrevista patrocinada por Arrels Grup Sanitari Dental